Para el emprendimiento nunca se es muy joven o muy viejo. La vida de un emprendedor no se cuenta en años, se cuenta en esfuerzo y dedicación. Unos lo cuentan en fracasos, que más que errores son aprendizajes, otros lo cuentan en ideas, otros simplemente no lo cuentan y lo viven.

Cuando nos propusimos premiar al emprendimiento joven, no quisimos discriminar por edad a nadie, más bien quisimos reconocer la lucha que emprenden varios desde temprano. En Yo Emprendedor buscamos abrir puertas y dar espacio a nuevas oportunidades.

Esta entrada viene a ser un ejemplo perfecto de que el esfuerzo y la pasión por desarrollar ideas propias, nacen en todo momento. Sabemos que conocen Atomik Monsters; sin embargo ¿saben quienes están involucrados en su desarrollo? Un grupo de jóvenes emprendedores, estudiantes del Tecnológico con una visión de impacto social enfocada en la educación.

Hemos desarrollado este ejercicio, de hablar con los ganadores del año pasado y preguntarles acerca de su experiencia en la Competencia de Negocios, para que quienes han vivido el proceso sean quienes lo describan. Por esta razón, conversamos con Jean Carlo Gómez, parte del equipo de Atomik Monsters.

Cuando le preguntamos acerca de su experiencia en la Final, nos dijo que la Competencia es un proceso que requiere de bastante esfuerzo, ya que siempre está la presión por cumplir todos los requisitos por presentar.

En el desarrollo, tuvo la oportunidad de conocer a mucha gente de distintos lugares, experta en distintas áreas. En lo referente al jurado, se presentó el proyecto ante dos paneles muy distintos. Jean Carlo afirma que, personalmente, se sintió más cómodo ante el panel de jueces de emprendimiento creativo, principalmente por afinidad temática. Dentro del equipo de Atomik Monsters decidieron preparar a distintos miembros para cada panel. En conclusión, insiste en que es una experiencia de crecimiento personal y profesional.

Actualmente, Atomik Monsters está trabajando en un plan de implementación y a nivel de investigación desarrollan formas innovadoras en las que su producto pueda beneficiar a los usuarios. Desean identificar con mayor propiedad el aporte e impacto del proyecto. Igualmente, se encuentran en el proceso de clasificación para el premio Stephan Schmidheiny.

Le pedimos que le diera un consejo a los emprendedores que vienen y nos dijo lo siguiente: “Lo más importante es no tirar la toalla nunca, la verdadera recompensa viene con todo el proceso de trabajo en la Competencia, vale mucho. Ser emprendedor joven puede ser difícil, pero es la mejor edad para hacerlo. Hay muchos recursos para desarrollarse que uno puede aprovechar.”

La experiencia viene en todas formas y edades, el equipo de Atomik Monsters vino a romper esquemas educativos y logró dar la cara por los jóvenes emprendedores.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *