Por Juan Diego Jaén

Hemos escuchado muchas veces que “una idea de negocio es buena hasta que se pone en marcha” y lo queramos o no, es la verdad. Todos tenemos ideas, las ideas no se pueden patentar o registrar, tenemos que empezar a movernos para que valgan algo.

Ahora, voy a agregarle otra variable a esa afirmación: “una idea de negocio es buena hasta que se empieza a comapartir para ponerla en marcha” y cuando digo compartir no me refiero a regalar la idea, me refiero a exteriorizarla, presentarla a varias personas y recibir retroalimentación para mejorarla.

Al iniciar una empresa es necesario ser lo suficientemente flexible para que esta pueda evolucionar según las necesidades de su mercado. Es en este momento que entra en juego la comunicación. Saber comunicar tu idea es igual o más importante que la idea misma, ya que si nadie la entiende, nadie la ve como necesidad y nadie la compra.

Existen varios tipos de herramientas para poder ordenar el discurso de forma estratégica y atraer la atención del público sin revelar los aspectos clave, o elementos secretos, de una empresa. Cada herramienta de presentación depende del público al cual se dirige.

Si lo que se busca es dar una excelente primera impresión en muy poco tiempo, la herramienta ideal es el elevator pitch. Esta permite en menos de un minuto cautivar la atención de un auditorio completo o de un solo inversionista.

Si el objetivo es explicar puntualmente el funcionamiento de un negocio, o idea de negocio, y se cuenta con un tiempo adecuado, lo ideal es hacer un pitch, que puede durar hasta 5 minutos. Esta herramienta permite profundizar en los aspectos operativos y las necesidades principales para el progreso del negocio. Permite a la audiencia comprender el negocio y decidir si participa o no en su desarrollo, ya sea consumiendo sus productos/servicios o inviertiendo en ellos.

Finalmente, podemos mencionar una última herramienta de presentación. Si se cuenta con alrededor de 20 minutos, un espacio físico adecuado y la oportunidad de responder a preguntas, lo ideal es estructurar una presentación para inversionistas. En esta se profundiza sobre proyecciones financieras, actividades operativas, recursos necesarios y estrategias de comunicación y mercadeo. Su fin es convencer a el o los inversionistas de invertir en su desarrollo.

Podemos ver que no existe una sola fórmula para desarrollar un emprendimiento, así como existen muchas herramientas de presentación, cada una se acopla a las circunstancias en que pueden darse oportunidades de crecimiento. El éxito del emprendimiento se basa en las oportunidades que se aprovechan. Si se da el espacio, compartamos nuestra idea de negocio, indiferentemente de si es un concepto, si ya se tiene un prototipo o si ya llevamos nuestro rato en su desarrollo.

Un discurso ordenado es la mejor arma para captar clientes, usuarios, inversionistas, socios y aliados. En la actualidad, nadie puede hacer por sí solo un negocio exitoso.

  • Reply

    tati

    27 05 2015

    me pareció interesante

    • Reply

      Yo Emprendedor

      29 05 2015

      Muchas gracias, buscamos presentar varios espectros y opciones para emprendedores. Estamos a disposición.

  • Reply

    william

    01 07 2015

    creo que es interesante lo que dices, es cierto que la mayor parte de los proyectos buenos cuestan mucho desarrollarlos por si solo es algo que si quiere que se logre con un mejor resultado necesitamos las opiniones de otros,no todos vemos las cosas de las misma manera y diría que esta bien porque en dado caso es lo que se busca diferentes opiniones para ver como se logran los objetivos que al final tienen el mismo resultado mejorar en todo .

Responder a Yo Emprendedor Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *